Pese a la fuerza que tienen actualmente los senos grandes, estos representan eventualmente una verdadera molestia. Usualmente traducido en dolor de espalda: cuando tu pecho se convierte en un problema, y en lugar de ser saludable, se transforman en una limitación física severa. Chequea a continuación algunos datos de las dificultades de tener unas mamas voluminosas, sean naturales o no.

mujer con dolor de espalda

Problemas de espalda asociados a los pechos

Hoy día por la influencia masiva de la publicidad y los medios de sociales, es frecuente que muchas mujeres recurran a la cirugía de aumento de pecho. Sea porque no les gusta lo que ven cuando están frente al espejo, o sencillamente para subir de copa.

Paradójicamente, otra parte del sector femenino, también sueña con tener unas mamas más pequeñas, porque son muy grandes y les causa molestias físicas, reflejadas por lo general en la espalda. 

Incluso, algunas mujeres que se han aumentado la talla, tiempo después deciden operarse para bajarla, debido a las consecuencias negativas que presentan en su salud, manifestados principalmente  por fuertes dolores de espalda.

La razón de ello obedece a que la parte alta de la columna contiene la caja torácica, donde justamente en su zona externa descansan los pechos. Por tanto, esta estructura vertebral en mujeres con senos grandes, sean naturales o puestos, debe soportar un peso extra, pudiendo conllevar  a serias molestias en la espalda.

Esto convierte a la espalda en una de las partes del cuerpo que más padece por las copas de pecho altas. Adicionalmente, el dolor no es esporádico, sino constante por el peso. Y si a ello se adicionan malas posturas, o sedentarismo, la situación puede empeorar.

Es decir, que la actividad física frecuente ayuda a fortalecer la columna vertebral, poniéndola a tono para soportar la sobrecarga existente en los músculos de la espalda.

Cuándo el tamaño de los senos importa

Las mujeres con talla de sostén grande son las más afectadas al momento de hacer ejercicio físico. Representa incluso, una limitación para quienes se aumentan el pecho, por desarrollar problemas asociados a la estructura esquelética alta, conllevando a una distensión del cuello, dolor de cabeza, de hombros, tórax y la espalda en general.

Esto se debe al aparente sencillo peso de las mamas, razón suficiente para presentar y padecer de estos problemas, que ocasionalmente conducen a desarrollar dolores crónicos en la espalda y sus miembros, es decir, hombros, cuello, brazos, etc.

Inclusive, algunos estudios indican que los dolores de espalda por el peso de los pechos grandes conducen igualmente a mialgias de cabeza y socavado del rango de movilidad. 

Donde inclusive puede agravarse si aparecen de eccemas en el canal submamario o hiperpigmentación cutánea por roce del sujetador, así como cambios en el centro de gravedad, pudiendo desarrollar afecciones neuronales por la tensión de los nervios, terminando con adormecimiento en brazos y manos.

Dolor de espalda y el pecho grande: usar el sujetador adecuado

Al hablar del volumen de las mamas y el sujetador, es necesario referir 2 términos: talla y copa. La talla son los dígitos: 75, 80, 85, 90, 95, 10º, etc, y atienden la medida que contornea el busto.

En cambio, la copa se representa en letras ordenadas de menor a mayor: A, B, C, D, E, F, las cuales se refieren al tamaño del seno. 

Los senos grandes copas D, E, F acentúan los dolores de espalda con los años y, de no corregirse con posturas y ejercicios, pueden convertirse en serios problemas, porque se desgastan los discos vertebrales. Veamos más de cerca este aspecto que puede confundir a muchas mujeres:

  • Talla: se trata del borde de la cavidad torácica, es decir, las medidas debajo del busto.
  • Copa: se refiere al volumen o tamaño del seno, es decir, es la cesta que aloja el pecho.

De este modo, una copa A es un seno muy chico, en tanto que una copa E o F, es para pechos voluminosos.

Puede ocurrir que haya mujeres delgadas con una talla chica 85, pero con alto volumen de copa D o F.  Ello justifica que mujeres gruesas o corpulentas usan talla 110 con copa A o B. 

¿Qué sujetador debo usar para mejorar los dolores de espalda? 

Para mejorar los dolores de espalda producto de un seno grande requiere acudir a un profesional con experiencia en corsetería. Allí se puede obtener asesoría y consejos para conocer la talla y copa de sujetador conforma al tamaño de los pechos, pero en líneas generales se debe prestar cuidado a las siguientes características de los sujetadores:

  • Que no se levante el tirante posterior del enganche de los corchetes del sostenedor.
  • Que los tirantes no sean estrechos, molesten en la piel.
  • Que el busto no se desborde por la parte superior del sostenedor o las axilas.
  • Conviene usar sostenedores cruzados, en caso de tener tendencia a encorvar la espalda.
  • Usar sujetadores con tiras anchas para evitar que se claven.
  • Optar por modelos reductores para recoger el pecho.
  • Usar sostenedores deportivos para hacer ejercicio. 

¿Qué hacer para mejorar el dolor de espalda por mamas voluminosas?

Para aquellos casos de mujeres que padecen de dolores de espalda por sus grandes pechos, se han propuesto algunas opciones que alivian y son favorables. Algunos de los consejos suponen cambiar en el actual estilo de vida, mientras que para los más severos, existen métodos más radicales como la cirugía, como se expone a continuación:

Fortalecer la espalda y la columna 

Una de las primeras medidas, y la más saludable para féminas con pechos grandes o con dolores de espalda, es fortalecer la columna, cuyo objetivo es amortiguar el peso con una estructura muscular fuerte.

Elegir muy bien el sujetador

El sujetador es determinante para sostener el busto, ya que esto permite distribuir el peso. Y en caso de tener una espalda algo ancha, se puede optar por diversos modelos, puesto que en el mercado existe gran variedad y totalmente adaptable a todo tipo de necesidades. 

Fisioterapia y ejercicio para la espalda

Adoptar una postura adecuada es vital para prevenir problemas mayores. Esto requiere acudir a un centro de fisioterapia e higiene postural, donde se indicarán ejercicios adecuados y adaptados a cada necesidad. 

Controlar el peso para evitar el dolor de espalda

Está comprobado que los pechos son las partes del cuerpo que más repercute en esos kilos de más. Lo ideal es evitar el sobrepeso, además de incorporar una rutina de ejercicio. Que adicional a mantener un buen peso, fortalece la espalda dolorida.

Cirugía de pecho reductiva para liberar la espalda de peso

En caso de no funcionar ninguna de las sugerencias para eliminar o calmar el dolor de espalda, debido al peso de los pechos muy grandes, conviene consultar con un especialista para plantear una posible cirugía de mama reductiva.

Representa la última opción, pero puede ser la manera más expedita para solucionar definitivamente el dolor de espalda. 

Cabe mencionar algunos datos que señalan que antes de la reducción de pechos grandes, la mitad de la muestra de 179 mujeres copa D sufrían de dolor lumbar constante, en cuello, hombros o espalda baja. Y luego de la operación, apenas un 10% de estas seguían con una dolencia leve.

Mientras que en España, la cirugía de reducción de senos se está convirtiendo en una  de las más solicitadas, cuya principal causa aludida es el dolor de espalda, debido a los pechos muy grandes.

Publicaciones Similares