aumento de pecho

La operación de aumento de pecho: toda la información

operacion aumento de pecho

La operación de aumento de pecho es un procedimiento quirúrgico, por lo tanto invasivo, que tiene como objetivo cambiar el tamaño y mejorar la forma de la mama femenina. 

Muchas mujeres buscan este procedimiento por diferentes motivos, pero en la mayoría de los casos los objetivos son: armonizar la diferencia de tamaño y / o agrandar las mamas.

El pecho es el emblema casi ancestral de la feminidad, una parte del cuerpo de la mujer que se considera muy importante para la mayoría de las mujeres. 

Existen varias técnicas para lograr el aumento que se puede realizar mediante la inserción de implantes de silicona, fisiológicos o incluso por grasa.

aumento de mamas

Primera consulta con el cirujano

En la primera consulta el cirujano intenta conocer más sobre las motivaciones de la paciente, además de preguntarle sobre su salud general. 

Cada detalle proporcionado al profesional es muy importante, porque puede ayudarte a elegir estrategias más específicas en tu caso.

Una vez que el médico tenga una imagen completa de la situación inicial del paciente, podrá ilustrar las diversas técnicas operativas, prótesis y procedimientos más adecuados. 

Se explicará el tipo de anestesia requerida, la duración de la estadía en el hospital y también los costes de la operación. 

Todas las expectativas y deseos deben ser expresados ​​de forma clara y sincera por parte del paciente, para que el médico pueda comparar estas expectativas con lo que realmente se puede hacer.

operacion de aumento de pecho

Preparativos antes de la operación

Durante las consultas previas a la operación, tu cirujano valorará contigo tus gustos y el motivo de la operación, con el fin de ofrecerte los implantes que mejor se adapten a tus expectativas. 

Se trata de elegir el tamaño de tu implante según tus deseos, tu estilo y tu morfología, teniendo en cuenta el ancho y la proyección. 

Podrás visualizar el resultado gracias a un sujetador “test” en el que se ponen prótesis de prueba de diferentes tamaños. A veces son necesarias varias pruebas para seleccionar la prótesis que más te convenga.

Una vez elegido el tipo de implante, tu cirujano programará contigo la fecha de tu aumento de senos y te hará realizar los exámenes obligatorios, entre ellos: 

  • Análisis de sangre.
  • Radiografía y ecografía de mamas.
  • Consulta con el anestesista. 

Es recomendable elegir un consultorio de radiología equipado con cámara digital para futuras mamografías, imprescindible para analizar la prótesis a lo largo de los años. 

La resonancia magnética también es un examen que te permite visualizar muy bien el implante.

Cómo prepararse para el día de la intervención

El día anterior a la operación es tan importante como el día de la operación. Tu cirujano plástico te dará instrucciones precisas sobre lo que puedes y no puedes tomar, incluidos alimentos, líquidos, tabaco, así como medicamentos, vitaminas o suplementos.

Por ejemplo, es posible que se te pida que cenes temprano con una comida ligera la noche anterior, si es por la mañana. 

No bebas al menos 6 horas antes de la operación y evita tomar aspirinas o sus derivados en los últimos 10 días.

También te aconseja que no vayas sola el día de la operación. Siempre es mejor ir con un familiar o amigo, te hace sentir más tranquila antes de ingresar al quirófano y asegurarte de tener a alguien que pueda ayudarte cuando llegues a la sala de recuperación.

Cuando todo esté listo, tu médico y su equipo seguirán el plan que han establecido juntos. 

Cuando se complete la operación, que demora un promedio de 1 hora, te trasladarán del quirófano a un área de descanso para observación. 

Salvo que el médico que te operó piense lo contrario, puedes regresar a casa el mismo día o al día siguiente, con tus vendajes y sujetador postoperatorio específico.

Operación de aumento de senos

Esta operación se realiza bajo anestesia general y dura aproximadamente 1 hora. 

Es importante destacar que el hospital o clínica donde sea la intervención el día de la operación cuente con unidad de reanimación o UCI en caso de presentarse algunas complicaciones.

Hay 3 tipos de incisiones que se pueden hacer en la operación, y que, por supuesto, son explicadas al detalle antes de la operación:

  • La incisión peri-areolar inferior, ubicada en la circunferencia de la areola.
  • La incisión axilar ubicada debajo del brazo, en el hueco de la axila.
  • La incisión infra-mamaria, que se encuentra en el pliegue debajo del pecho.

Cada ruta tiene ventajas y desventajas. Pero digamos de entrada que el mejor método es aquel con el que el cirujano y tú se sientan más cómodos.

El Postoperatorio

Al final de la operación la paciente es monitoreada en la sala de recuperación. Obviamente, puede haber algunos dolores que se alivian por vía intravenosa. 

Se recomienda claramente pasar la noche posterior a la operación en la clínica y no insistir en volver a casa, aunque la afección lo permita, ya que puede aparecer sangrado durante la primera noche.

Los riesgos del aumento de senos son mínimos. Al día siguiente, el cirujano verifica si todo está correcto y luego puedes regresar a casa. 

Tendrás que volver a control la primera semana, para comprobar que no hay hematoma y que las prótesis no se han movido, porque durante quince días los implantes siguen “movibles” y vueltos a poner en buena posición por un vendaje o bandas elásticas de Velpeau

Después de este período de tiempo la prótesis no se puede volver a mover.

Se recomienda usar sostén durante 15 días. La prótesis debe mantenerse en buen lugar. Para ello, se utiliza un sujetador especialmente diseñado que incluye una banda de compresión para sujetar por encima de los senos y llevarlo durante 15 días.

Una consulta la primera y segunda semana es fundamental para comprobar el correcto posicionamiento de la prótesis. 

Durante los primeros 15 días la prótesis aún se puede mover, si es necesario, y se puede apretar la banda de compresión. 

El seno está ligeramente hinchado durante los primeros 15 días y adquiere su tamaño final en aproximadamente un mes.

Las secuelas de la intervención

El dolor que se siente después de la operación tiene una calificación de 3,5 en una escala de 10, con una variabilidad de 1 a 7.

Los implantes redondos hiper-flexibles o anatómicos son menos dolorosos. El dolor se maneja mejor con anestésicos infiltrados alrededor de los senos durante la operación y luego con analgésicos durante unos días.

La reanudación de la actividad profesional tarda entre 2 y 7 días dependiendo de la actividad realizada y del transporte. Este plazo se puede ampliar en el caso de trabajos muy físicos.

La reanudación de la actividad deportiva moderada es posible entre 15 y 20 días. Para deportes más violentos o peligrosos es recomendable esperar entre 6 y 8 semanas.

La conducción se puede realizar en 5 días. Los hilos y el vendaje de modelado se retiran dentro de los 15 días posteriores a la operación. 

Los hematomas, raros y limitados al pliegue sub-mamario, desaparecen en quince o veinte días.

Riesgos y Complicaciones

Los riesgos asociados con la anestesia general se especifican durante la consulta de anestesia. Los riesgos de flebitis siguen siendo excepcionales.

Los hematomas (0,5%) y las infecciones (0,35%) son muy raros. El desarrollo de pieles cicatriciales peri-protésicas se observa en el 2% de las operaciones realizadas.

El desplazamiento de los implantes y la rotura de implantes también son muy raros.

Conclusión

Los resultados del aumento de senos pueden ser vistos de forma inmediata por la paciente, dándole autoestima y seguridad a largo plazo.

Sin embargo, después de la operación, habrá una hinchazón que durará unos meses, por lo que el resultado final será completamente evidente después de 6 meses aproximadamente

Para obtener un resultado natural, se debe considerar la proporción entre las dimensiones iniciales y la estructura física general de la mujer.